Mundo Natural

jueves, julio 27, 2006

Salud y espiritualidad

 

La medicina clásica nos ha repetido miles de veces el lema "mens sana in corpore sano". Se ha considerado siempre que el ejercicio físico es necesario para mantener un buen estado psíquico, pero en la actualidad se esta empezando a abrir camino la idea de que una mente sana nos ayuda a tener un cuerpo sano.

Cada vez existen más pruebas de que una vida espiritual plena tiene una gran importancia en la salud física. Esto no quiere decir que debamos pertenecer a una religión concreta, lo que realmente reconforta y nos ayuda no es la fe religiosa, sino alcanzar un estado de armonía y paz interior.

Cuerpo y espíritu caminan al unísono, eso es innegable después de muchos estudios y pruebas. En cada persona conviven la parte espiritual y la parte física, las dos con una estrecha relación y comunicación. Una persona no puede funcionar correctamente si sus dos partes no están adecuadamente atendidas.

Aunque la medicina muchas veces se olvida, enfermedades como el sida o el reumatismo y otras con un carácter más psicológico dependen mucho del bienestar espiritual del individuo. En muchas ocasiones la ciencia se mantiene escéptica ante cualquier intento de mezclar técnicas de meditación y oración con la medicina clásica. Sin embargo, poco a poco la ciencia esta empezando a aceptar la influencia del lado espiritual de la persona en su lado físico, sobre todo cuando la tecnología muestra con pruebas algunos resultados sorprendentes de esa influencia.

La meditación

Muchas veces, el medio utilizado para alcanzar un estado de paz interior es a través de las religiones, mediante la oración. Sin embargo, ésta no es la única vía. Cada vez más médicos recomiendan la meditación como fórmula para mejorar la salud. Esta técnica milenaria ayuda a reducir el estrés y, con tiempo y paciencia, se pueden lograr otros efectos beneficiosos para la salud.

Diversos experimentos sobre la meditación han demostrado que quien la practica controla mejor el estrés. El cerebro de las personas que practican este tipo de técnicas también experimenta cambios, se activan zonas cerebrales relacionadas con las emociones positivas.

La meditación se utiliza para eliminar todos los pensamientos que continuamente pasan por nuestra cabeza, se trata de aprender a "calmar" la mente. La clave esta en conseguir centrar toda nuestra atención en la respiración, un mantra (una palabra o sonido), una frase o una oración.

Un ambiente adecuado y de la posición correcta al meditar es fundamental. Buscar un lugar tranquilo, utilizar una música relajante de fondo y cerrar los ojos, son algunos de de los métodos utilizados para facilitar la técnica de la meditación. 5 o 10 minutos diarios durante varias semanas son suficientes para empezar a ver los primeros resultados. Por desgracia, esta técnica requiere "tiempo, dedicación y práctica", y es algo que no todo el mundo esta dispuesto a aportar.

Otros artículos relacionados:

Poesía indígena espiritual

Información sobre budismo
Otra poesía, esta vez de Pablo Neruda